miércoles, 21 de enero de 2015

Vigilante en la atalaya

El enemigo que podemos tener más cerca está en nosotros mismos, si bajamos la guardia.
La foto es de PURI BLANCO.


vigilante en la atalaya
Hombre sabio y diligente,
sabe que allí donde vaya
en su puesto de atalaya
sigue a pesar del relente;
y si luego de repente
un peligro le acechara,
la respuesta asegurada
le dará, presto y valiente.
Que no le teme a la gente
como peligro del alma,
su inteligencia preclara
así le muestra prudente;
y sí al afán indolente
de vivir sin hacer nada:
por la puerta descuidada
puede que el demonio entre.
        
José García Velázquez
        
Molinoviejo, 17 de enero de 2.015

No hay comentarios:

Publicar un comentario