miércoles, 20 de junio de 2012

Infancia espiritual

En uno de los dormitorios de casa hay una réplica de este cuadro, de la Virgen con el Niño dormido, en el que me inspiré para escribir el poema.


infancia espiritual

Madre:
quiero ser como tu niño
que confiado reposa
en tu regazo dormido;

y volver a la inocencia
primera de los infantes,
antes que el odio y el mal
de los otros los dañase.

¡Qué serena placidez
refleja su dulce cara!.
¡Quién pudiera descansar
sobre tus hombros su alma!
      
José García Velázquez
     
 Segovia, 20 de junio de 2.012

1 comentario:

  1. ¡Qué bonito el cuadro! No lo conocía. Y muy bonito el poema!!

    ResponderEliminar