martes, 24 de enero de 2017

Bendita normalidad

Con normalidad, sin espectáculo, se hizo la elección, siguiendo el procedimiento establecido en los estatutos. Con serenidad, Don Fernando aceptó. La vida sigue.




bendita normalidad
Sin nada espectacular,
centrados en la oración,
esperábamos con paz
que se hiciera la elección;
insistentes al rezar,
unidos en comunión,
seguros de que al final
los hilos maneja Dios.
Bendita normalidad
que da luz a la razón,
al ver la serenidad
con la que el Padre aceptó.
¡Qué fácil resulta amar
viviendo la filiación!
Ahora toca trabajar,
renovar la vocación.
       
José García Velázquez
      
Segovia, 24 de enero de 2.017

2 comentarios:

  1. Bendita normalidad, Bendita paz y bendito amor. Que Dios le bendiga y ayude.

    ResponderEliminar
  2. Pepe, que gran poema. Un abrazo desde Zaragoza, María

    ResponderEliminar